Feminismo radical, cuarta ola, sororidad y el derecho de las mujeres a empoderarnos como nos dé la gana

«El feminismo es la idea radical que sostiene que las mujeres somos personas»

La frase no es mía. Es de la activista afroamericana y feminista Angela Davis Que la pronunciara hace ya muchas décadas demuestra que el feminismo lleva demasiados años —toda la historia del movimiento, en realidad— enfrentándose a la misma acusación: la de ser demasiado radical. Y la receta para combatir esas acusaciones se puede resumir en dos palabras: sororidad y empoderamiento.

La cuarta ola del feminismo

Nos encontramos inmersos en plena cuarta ola del feminismo. En los últimos años, las mujeres hemos salido a las calles más de lo que jamás lo habíamos hecho en el pasado, protestando contra las violencias machistas que seguimos sufriendo. Y ese crecimiento cuantitativo del feminismo, presente casi a diario en los medios de comunicación, ha hecho que unos cuantos reaccionen con lo de siempre, con esa frase que todas hemos oído alguna vez: que el feminismo de hoy en día es demasiado radical.

Mujer en manifestación feminista

Además de demostrar un miedo preocupante al fin de los privilegios del patriarcado, quienes dicen eso parecen saber bastante poquito sobre el feminismo «de hoy en día». O sobre el de antes. Pensar que las ideas feministas de 2019 son más radicales que las de 1973, por ejemplo, es saber bien poco sobre historia. O tener muchas ganas de tergiversarla.

Las mujeres feministas de 2019 no somos más radicales. Simplemente… somos MÁS. Somos un montón de hermanas que alzamos la voz cuando nos discriminan, nos acosan, nos violan, nos maltratan, nos matan. Que salimos a la calle cuando la justicia patriarcal nos dice que somos el sexo débil. Que nos organizamos en una huelga histórica cuyo balance fue de cero incidentes. ¿Radical? No lo parece. No, al menos, en un sentido negativo del término.

Lo que parece es un movimiento —seguramente imparable— presidido por el empoderamiento y la sororidad. Por la toma de conciencia individual de que no vivimos en igualdad y la necesidad de apoyarnos en las mujeres que nos rodean para luchar para que las cosas cambien. Empoderamiento y sororidad.

Cada mujer tiene el derecho inalienable de elegir su propio modo de empoderarse. Radical sería obligarnos a todas a seguir el mismo camino. Somos mujeres diferentes. Científicas, artistas, deportistas, políticas, apasionadas del arte, de la moda, los animales o los libros. Mujeres con referentes distintos, que admiramos a otras mujeres y nos gusta aprender más sobre ellas.

Animosa y el empoderamiento de las mujeres

Sobre ese pensamiento y el deseo de homenajear a las grandes pioneras de la historia nació Animosa. Nos gusta que el feminismo esté en boca de todos, porque tenemos pocas dudas de que sobre esa popularización se asienta un pensamiento con una base real. Creemos que llevar un mensaje feminista bien visible sobre nuestra ropa también nos empodera, por dentro y por fuera.

Porque regalar a las niñas de nuestra vida una taza de Hipatia de Alejandría es una forma estupenda de recordarles que no permitiremos que nadie les impida ser lo que quieran ser.

Taza de Animosa de Hipatia de Alejandría

Y lucir una camiseta de Barbara Buttrick nos recuerda lo importante que es levantarse cuando la vida nos da un golpe.

Camiseta de Animosa de Barbara Buttrick

Porque usar para nuestros proyectos un cuaderno de Dian Fossey es una buena manera de luchar para que nunca más se nos considere el sexo débil.

Cuaderno de Animosa de Katharine Hepburn

Y porque llenar nuestro día a día de la sabiduría de Marie Curie llevará todas las miradas hacia un mensaje de feminismo, empoderamiento y sororidad con el que no pasaremos desapercibidas.

Tarjeta de Animosa de Marie Curie

Ya nadie se cree eso de que «calladitas estamos más guapas». Tampoco escondiendo nuestras ideas por temor a que alguien nos considere radicales o desquiciadas, como les ocurrió a tantas hermanas en el pasado.

Hoy nace una nueva etapa en Animosa, con esta pequeña ventana al mundo a través de la cual hablaremos de feminismo, de mujeres que han cambiado el mundo y que esperamos que se convierta en un lugar de reunión en el que todas nos sintamos cómodas… y empoderadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =