Tres ideas para que este sea nuestro gran Halloween feminista

Halloween está a la vuelta de la esquina. Y aunque hace unos años quizá no nos lo habríamos creído, lo cierto es que una gran parte de nosotras hemos incorporado ya esa fecha a nuestra agenda personal de celebraciones. Da igual si prefieres celebrar Halloween o Samaín; si ese día decorarás tu casa con fantasmas y calabazas, si sacarás del armario tu look más aterrador o incluso si odias la fiesta y prefieres ignorarla. Nunca es mala idea convertir una fecha cualquiera en una oportunidad de empoderarnos como mujeres. Como brujas. Con un gran Halloween feminista.

Recordar

Nuestra imagen de Halloween está muy marcada por el «truco o trato» y otras tradiciones de la celebración norteamericana. Pero no debemos olvidar que la celebración de la que deriva Halloween es el Samaín, la fiesta celta de paso del verano al invierno. Tan importante era en esa época que se consideraba el comienzo del año nuevo celta. En tiempos de los celtas, una de las sociedades antiguas más igualitarias, las mujeres oficiaban las ceremonias en honor de la diosa Pomona. Éramos las auténticas protagonistas del Samaín, hasta que… llegaron los romanos.

Camiseta No y No de Animosa, ideal para celebrar nuestro Halloween feminista

Con la llegada del cristianismo, las mujeres desaparecieron de la celebración del Samaín y a todas aquellas que habían ostentado poder en la sociedad celta, como las sacerdotisas, se las empezó a identificar como brujas. Y aunque hayan pasado muchos siglos, tal vez haya llegado la hora de reivindicar a aquellas brujas. Dejar de estigmatizar esa palabra como algo negativo. Aproximadamente 50.000 mujeres fueron condenadas a la hoguera entre los siglos XV y XVIII, la mayor parte de ellas, mujeres que tenían algo que aportar a sus comunidades: alquimistas, parteras, nodrizas… Se nos ocurren pocas ideas más feministas para este Halloween que recordarlas y honrarlas.

Disfrutar

Siempre defenderemos que no hay mejor manera de empoderarse que disfrutar. Eso del feminismo enfurecido es una imagen que han creado otros; nosotras bien sabemos que nada nos gusta más que juntarnos con nuestras amigas y ¡a gozar! Halloween o Samaín es una oportunidad perfecta para hacer un aquelarre de los buenos.

Seguro que ya estáis sobradas de ideas para un Halloween feminista, pero a nosotras se nos han ocurrido unas cuantas que queremos compartir, por si sirven de inspiración. Una fiesta en casa que puede ser la oportunidad ideal para decorar de forma aterradora nuestro día a día. Una sesión de cine de terror o, si somos de las que luego no dormimos, un atracón de brujas de las que no dan miedo (Sabrina, ven a mí). Un maquillaje especial, de catrina mexicana, por ejemplo, que encantará y aterrorizará al mismo tiempo. O currarnos el disfraz para ser las más ideales de cualquier evento.

Reivindicar

¿Y si la mejor manera de convertir Halloween en una gran fiesta feminista fuera el disfraz? Podemos pensar en las grandes mujeres pioneras de la historia para inspirarnos. Y sobre todo, podemos debemos rechazar de una vez esos horrorosos disfraces sexistas que proliferan en Carnaval y en estas fechas. Solo hay que echar un vistazo a los escaparates de nuestras ciudades para ver esos (horribles) disfraces de superheroína sexy, de bruja sexy, de enfermera sexy, de pirata sexy…

Y ya ni hablemos de la versión infantil de esos mismos disfraces, que es simplemente aterradora. Una buena forma de empoderarnos este Halloween es decir un no alto y claro a ese toque de patriarcado que nos da (patri)arcadas. Nuestra mejor alternativa es disfrazarnos de brujas, de esas a las que queremos recordar, porque ya lo hemos dicho muchas veces, ¿verdad? Somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 7 =