Las brujas y el feminismo

Mañana es la noche de San Juan, la fiesta de solsticio de verano, la noche más corta del año. Aquí en Galicia existen un montón de tradiciones y leyendas sobre ella, el velo entre el mundo del más allá y el nuestro se vuelve más fino, así que tenemos que protegernos de los espíritus, el mal de ojo y la brujería, por eso nos acercamos al fuego. Le llamamos la Noite Meiga (noche de brujas) y es que, animosas, «habelas hainas». Las brujas han sido históricamente malvadas, pero en realidad solo eran mujeres que luchaban contra lo establecido y que se resistían a obedecer, por eso han acabado convirtiéndose en el icono feminista definitivo. ¿Vosotras no os sentís un poco brujas? Hablemos de Brujas y feminismo.

Las falsas brujas

Feas, solitarias, malas, envidiosas, con verrugas, gran nariz, escoba y poderes malignos. Las brujas son las que les hacen la vida imposible a las princesas por codiciar su belleza, su reino o su príncipe. Afortunadamente, ya todas sabemos que esas «brujas» en los diferentes momentos de la historia fueron mujeres de carne y hueso a las que difamaron, persiguieron y quemaron en la hoguera con el cuento –sin hadas madrinas– del demonio o del hechizo.

Las brujas, primeras feministas

La historia de las brujas es tan larga como la historia de la humanidad porque, al fin y al cabo, hablamos de la historia de las mujeres. Pero podemos comenzarla en la Edad Media. Las verdaderas brujas eran mujeres generadoras de conocimiento. Ya sabéis que no se nos permitía alimentar nuestro intelecto, por lo que cualquier mujer libre-pensadora y empoderada era sinónimo de tener alianzas con las fuerzas malignas. Muchas mujeres de entonces plantaban hierbas medicinales y se convirtieron en curanderas, enfermeras y parteras. Ya tenían conocimientos sobre la fertilidad, el aborto o la sexualidad.

Las brujas y el feminismo
Camiseta Desobediente, de nuestra nueva colección. Muy pronto en la web de nuevo.

La caza de brujas

La “caza de brujas” tuvo lugar a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna. La peste negra invadió Europa y se calcula que murió un 30% de la población. La Iglesia predicó entonces la procreación sin límites como un deber ante Dios. Las mujeres quedábamos relegadas solo al ámbito doméstico, y las curanderas y enfermeras eran acusadas de brujería por intentar curar el cuerpo y el alma, ese poder estaba reservado solo a Dios.

Las rujas y el feminismo
Camiseta Akelarre, de nuestra nueva colección. Muy pronto de nuevo en la web.

Pero esta cacería no solo surge de creencias religiosas, sino de la necesidad de instalar un nuevo orden social y económico. El libro de Silvia Federici “Calibán y la bruja” es uno de los grandes referentes en la historia de los motivos de la caza de brujas.

Silvia explica cómo el capitalismo va imponiendo la división sexual del trabajo. Las mujeres quedan recluidas al hogar con el único deber de la procreación, sometiendo su cuerpo al control del Estado. Este sometimiento de su sexualidad buscó criminalizar a toda aquella que anhelaba tener el control de su cuerpo o ayudar a otro cuerpo.

Se llegó al menos a sesenta mil ejecuciones, aunque muchas no se no se registraban.

Las brujas y el feminismo

Fue el movimiento de liberación de la mujer de los años 70 el que reavivó el interés por la caza de brujas, al darse cuenta de este proceso histórico de persecución que dio lugar a una mujer sometida, recluida al hogar y sumisa. Estas feministas fueron quienes se identificaron con el destino de las brujas como mujeres que fueron perseguidas por luchar contra lo establecido.

El movimiento W.I.T.C.H (–bruja, con el acrónimo Women’s International Conspiracy from Hell) recuperó su legado como símbolo de la mujer liberada de las dominaciones patriarcales. Vestían de negro y tuvieron un activismo callejero.

Las brujas y el feminismo
Las activistas de W.I.T.C.H. bailan a las puertas de la Convención del Partido Demócrata en Chicago, en 1968.

El feminismo le ha dado la vuelta al estigma machista de las brujas, visibilizando la realidad: que se trataba de mujeres libres, poderosas y sin miedo a explorar y potenciar sus propios poderes y sus habilidades.

Las brujas y el feminismo
Getty, via La Vanguardia.

Las brujas el feminismo hoy 

La historía continúa. La ola feminista de la actualidad la formamos mujeres sin miedo y libres que hemos formado un lazo de sororidad en la lucha de nuestros derechos. Recuperamos la figura de la bruja como símbolo feminista por su fuerza, su capacidad indómita de desafiar todas las reglas. Y por la persecución y la masacre que sufrieron durante siglos por el hecho de ser mujeres fuera de las normas establecidas. Las brujas y el feminismo han estado y estarán siempre ligados.

Las brujas y el feminismo

Como dicen nuestras agendas: « Habelas, hainas. Yo soy una de ellas».

11 respuestas a «Las brujas y el feminismo»

  1. Me ha gustado muchísimo el artículo. Es un tema que me interesa en especial y del que hablo extensamente en mi último libro (Secretos de una bruja moderna).
    Me gustaría destacar que la vinculación del concepto bruja con el feminismo nos ha dejado, desde principios de siglo, algunas obras literarias referentes en la materia, como por ejemplo Calibán y la bruja: mujeres, cuerpo y acumulación originaria (Autonomedia 2004), escrito por la escritora y profesora italiana Silvia Federici, en los que se narran los motivos económicos y políticos de la caza de brujas. Década y media más tarde, vio la luz otro importante libro sobre el tema, en esta ocasión escrito por la ensayista Mona Chollet, editora del periódico francés Le Monde Diplomatique, que en su libro Brujas, la potencia indómita de las mujeres (Editorial Hekht; 2018) hace un repaso al acecho y caza de brujas a lo largo de la Historia y analiza las diferentes formas de persecución que viven las mujeres, a modo brujas contemporáneas, en nuestros días, según ciertos estereotipos.

  2. Mi pregunta es … ¿de verás pensáis que lo que dice es cierto? Es decir , las verdaderas brujas existimos ¿vale? existimos , hay muchos rangos en la raza de brujas , una humana que sabe sanar o conectar con el alma no es una bruja , ser feminista no tiene nada que ver con ser bruja . Las brujas somos , fuimos y seremos seres con dones reales , algunas podemos conectar con demonios , seres ect… Son tantos los dones que tenemos que es dificil explicar . No es por meter miedo , pero las brujas seguimos y seguiremos existiendo , las hay que utilizan sus dones para el mal y las hay que utilizan sus dones para el bien . También existen los brujos . Las brujas somos seres normales , vestimos con total normalidad , cualquier persona que veas por la calle podría ser bruja o brujo .
    Un saludo cordial ,
    La Bruja del Páramo .

    .P.D: todo lo que he escrito no es con ánimos de ofender , venía buscando como os imagináis ahora el mundo como somos las brujas , me he encontrado con esto y … quería dar mi opinión

    1. Y bien recibida, como lo son aquí todas las opiniones ?. Como tu dices, poco sabemos desde animosa sobre la comunidad mágica. Nuestra intención era destacar cómo el concepto de bruja incentivó la figura feminista y de cómo a lo largo de la historia se recurrió a la idea de akelarre como expresión precursora de sororidad.
      ¡Esperamos no ofender a ninguna bruja más! ¡Nos andaremos con ojo! Pero si todas piensan como tú, que «toda mujer debería ser independiente y feminista», aquí son más que bienvenidas ?

  3. Soy de una generacion que de pequeña creia en las brujas malas que me vendia Disney! Con los años sé que como mujer libre de pensamiento y hechos y muy amiga de mis amiga, tambien soy una brujilla. Fèliz noche mágica!

  4. Desde chiquitita siempre dije que de mayor no quería ser princesa sino la bruja… mi intuición no me falló. Gracias por el post.

      1. Pero sabéis acaso (sin ánimos de ofender) lo que conlleva ser de un aquelarre????????!!!!! Se que sois … humanas y que no entendéis algunos significados de algunas palabras que utilizamos las brujas , cuidado con lo que poneis en los comentarios , una bruja mala podría hacerte algo malo , yo jamás … Pero decís cosas que nos ofenden . Ademas , por ser independientes y feministas no sois brujas , toda mujer debería ser independiente y feminista . Repito , las brujas somos muchísimo mas que eso…

        1. Por supuesto que no fue con ánimos de ofender cómo escribimos este artículo. ¡Nada más lejos de la realidad! Con él destacamos las injurias a las que se sometió a la comunidad, y en sí a la mujer, fuese bruja o no, en el pasado. Destacamos la demonización que hubo sobre el concepto de magia y la poco valorada hermandad que existe en el akelarre. Puede que aún tengamos mucho que aprender, pero siempre estamos abiertas a escuchar y a disculparnos ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 1 =