Cómo aprovechar el confinamiento al máximo

Aprovecha el confinamiento para relajarte

Seguramente tenías un montón de planes para esta Semana Santa que ya tenemos encima. Nosotras mismas teníamos pensado darte ideas. Pero la vida manda y toca quedarse en casa. Aún así, podemos hacer que esta etapa se nos haga más llevadera. Porque esta crisis puede ser una oportunidad para reconectar con nosotras mismas y con los que nos rodean, y para ejercer y sentir la sororirad, que hoy es más necesaria que nunca.

Aprovecha el confinamiento para estar con la familia

Para las madres, esta es la oportunidad para reconectar con nuestras hijas e hijos y aprovechar el confinamiento para hacer cosas con ellos. Leerles cuentos, dibujar, dibujar y, especialmente con los niños pequeños, jugar. Y si ya no sabéis a qué jugar, la marca gallega Brazolinda dispone de muchos juegos completamente originales y únicos, de fabricación artesana. Por ahora sólo los tienen en gallego, pero son geniales. Podéis aprovechar el confinamiento para echar un ojo a su tienda.

Ayuda a tus vecinas

Una de las cosas que se están perdiendo en estos tiempos, y que merece la pena recuperar, es el contacto con la gente que tenemos cerca ¿Cuántas veces habéis lamentado lo poco que conocéis a vuestros vecinos, o la escasa relación que tenéis con ellos? Pues estáis de suerte, porque una manera de aprovechar el confinamiento es hacer cosas con ellos, aunque sea sin salir de casa. Cantar juntos una canción, aplaudir juntos, una sesión de yoga mañanero de balcón a balcón o jugar a las películas con los de enfrente…, todo vale.

Y si además de conocerles queréis ayudar, hay mil cosas que todos podemos hacer, desde abrir nuestra conexión wifi para aquéllos que no dispongan de una a simplemente hacer una compra conjunta para evitar salidas de más. La sororidad es crucial en estos momentos, y hacer saber a las demás que estamos ahí aunque no podamos estar con ellas físicamente es imprescindible.

Lecturas para todos los gustos

No hay momento más adecuado para coger un libro y relajarse que este. Ya estéis solos en casa o en familia, tenéis todo el tiempo del mundo para ampliar vuestros horizontes con una buena lectura.

Para las más comprometidas

Si sois de las que no os perdéis un manifiesto del feminismo, A Bocajarro, reflexiones anarcofeministas os parecerá una maravilla: una revisión de la teoría feminista desde la extrema izquierda, a medio camino entre el diario personal y el manifiesto revolucionario, que os harán plantearos la vida de otra manera.

Y si queréis algo menos radical, podéis optar por Mala feminista, de Roxane Gay. Se trata de una reflexión muy personal acerca de lo que significa ser feminista hoy y lo difícil que es no encajar en el perfil de la feminista perfecta. A fin de cuentas, ¿quién dijo que a una feminista no puede gustarle vestirse de princesa? Si no os van los encasillamientos, pero tenéis una hija pequeña que sólo quiere vestir de rosa, puede que la Guía feminista para educar a una princesita, de Deborah Blachor, os ilustre y entretenga a la vez.

Para las que buscan grandes historias

Aunque las historias escritas por y para mujeres son muchas, esta vez vamos a intentar ser originales y recomendaros obras exóticas o poco conocidas, a ver si conseguimos ampliar nuestra visión del mundo a través de la literatura.

Y lo haremos empezando por La mujer comestible, una novela de Margaret Atwood que explora las relaciones entre hombre y mujer des del punto de vista del feminismo a un nivel profundo. No es la mejor novela de la autora, ni mucho menos, pero sí una de las que mejor permiten entender como se gestó su pensamiento y su estilo. Tanto si has leído a Atwood anteriormente como si sólo la conoces como la inspiración de la serie El cuento de la criada, es una gran opción.

Otra propuesta, ambientada en la misma época, aunque en España, es Joana E, una novela dramática e intensa con finísimos toques de humor que Maria Antònia Oliver escribió tras conocer a su protagonista, Joana. La historia de una mujer a quién los hombres y la fatalidad no lograron doblegar. Una historia real que seguramente logrará haceros llorar y también arrancaros alguna que otra sonrisa.

China, esa gran desconocida, nos ha traído también grandes historias, y no está de más aprovechar el confinamiento para acercarnos a una de ellas, la de las tres generaciones de mujeres que protagonizan Cisnes salvajes, de Jung Chang. Si os gustan las novelas de Amy Tan o Anchee Min, os encantará.

Y, finalmente, Sus ojos miraban a Dios, una de las primeras novelas afroamericanas no pensadas para blancos. Toda una declaración de intenciones de una de las autoras más importantes de la literatura negra de principios del siglo XX, pero desconocida para el gran público.

Ponte al día con la televisión

Puede que ya la hayáis visto, pero en el momento en que estamos no está de más una revisita a la serie Orange is the New Black (OitNB) una producción de y para mujeres que trata muy bien temas como la soledad, el tedio o la falta de libertad. Sí, sabemos que no es lo mismo estar en la cárcel que en cuarentena, pero si esos personajes maravillosos consiguen sobrevivir, nosotras también podremos, seguro.

La miniserie sobre Madame C. J. Walker, una de las primeras empresarias afroamericanas, puede ser también muy interesante, y acaba de estrenarse, con lo cuál para muchas resultará nueva y refrescante.

Y, para las que busquen un poco de diversión sana e irreverente, no podemos olvidar Glow, una historia tierna y alocada sobre un grupo de chicas que buscan su lugar en el mundo del espectáculo en los años 80. Cómo ya ocurría en OitNB, muestra una gran diversidad de cuerpos y de razas, y no sólo nos ayudará a pasar el rato, sino que nos ayudará a aceptarnos cómo somos.

Móntate una sesión de cine en casa

El pasado año se logró un récord en Hollywood: más del 10% de las películas fueron dirigidas por mujeres. Así pues, vamos a aprovechar el confinamiento para ver esas películas hechas por y/o para mujeres como nosotras, empezando por la última de Isabel Coixet, Elisa y Marcela. En ella se cuenta la historia del primer matrimonio lésbico de España, del que se cumplen ya más de 100 años.

Podemos seguir con Figuras ocultas, la historia de un grupo de mujeres afroamericanas que trabajaron para la NASA en los inicios de la exploración espacial. Está protagonizada por Octavia Spencer, oscarizada por su papel en Criadas y Señoras, así que os podéis montar un doblete con estas dos películas y acertaréis seguro.

Y si os gusta el cine histórico, María, reina de Escocia no os decepcionará. Escrita, dirigida y protagonizada por mujeres, cuenta la historia de la reina María Estuardo y su enemistad mortal con Isabel I de Inglaterra. Existe una versión clásica dirigida por John Ford y con Katharine Hepburn, muy buena, por si queréis comparar la visión femenina y la masculina del asunto.

Finalmente, nuestra última recomendación es para Mimi Leder y su Una cuestión de género, un biopic de la primera jueza del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Ruth Bader Ginzburg. Porque nunca está de más recordar a las mujeres que hicieron historia.

Y, sobre todo, disfruta

Recuerda que esto es una carrera de fondo. Hace falta paciencia, fortaleza y, por encima de todo, sentido común. No pretendas echarte el mundo a tus espaldas: disfruta de la vida, aunque sea sin salir de casa. Y, por supuesto, no te olvides de sonreír. Entre todas haremos que salir de ésta sea más fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =